domingo, 12 de octubre de 2014

CARPACCIO DE CALABACÍN CON FRUTOS SECOS

CARPACCIO DE CALABACÍN CON FRUTOS SECOS



El otro día, tuve la suerte de probar en Sofros este carpaccio de calabacín que hoy un poquito tuneado o versionado por mi, os traigo al blog.
Este plato, tan espectacular como sencillo,  ha sido uno de los entrantes con más éxito que en los últimos años han pasado por mi mesa. 



Sofros es un espacio muy diferente, donde se organizan, como no puede ser de otra forma, eventos igual de especiales y diferentes. El alma de este lugar maravilloso y personal, además de psicóloga, es cocinera y ahora bloguera. Pero Bloguera de las que tienen recorrido, escuela y sobre todo, mucho y muy buen gusto . 
Así que, como es menester cuando se realizan recetas de otros, aprovecho para recomendaros, con mucho ímpetu, además, el blog de Teresa Vázquez Amado que no es otro que: "El mundo de Miss Slower".
Echádle un ojillo y ya me contaréis de sus completísimas recetas
CARPACCIO DE CALABACÍN Y FRUTOS SECOS


Ingredientes para 6 personas

  • 1 calabacín no muy grueso (cortado con mandolina o similar)
  • 1 lima
  • Aceite virgen
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Un trocito de parmesano
  • 80 g de frutos secos: piñones, anacardos, avellanas, almendras... o una mezcla de ellos (que haya piñones en la mezcla mejora el asunto)

Aproximado proceder



Cortar finamente  el calabacín. Disponerlo como se muestra en la foto, pero en dos platos.


Rociar cada plato con el zumo de media lima.

Añadir aceite de oliva virgen al gusto, un poco de sal y la pimienta negra, con cierta generosidad.

Introducir en la nevera hasta 10 minutos antes de servir.

En ese momento, se doran en sartén y en una gota de aceite, los frutos secos elegidos. Como decía antes, que haya piñones en la mezcla mejora el resultado. Yo hice este carpaccio con piñones y anacardos y con piñones y almendras. Los dos buenísimos.

Machacamos en  un mortero los frutos secos tostados con algo de sal gorda, para que no resbalen tanto. Añadimos un poco más de aceite y colocamos la mexcla sobre todo el calabacín.

Incorporamos el queso parmesano rallado y ¡listo para comer!


Os aseguro que es una de esas receta que os sorprenderán gratamente cuando la probéis. y por si lo estáis pensando, no sabe ni a crudo, ni a verde rabioso.

Hacedme caso....¡¡Y ya me contaréis!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada