jueves, 24 de octubre de 2013

SOLOMILLO AL WELLINGTON

Cómo hacer Solomillo al Wellington: Receta con Fotos Paso a Paso.

El solomillo envuelto en hojaldre o solomillo al Wellington es una receta que debemos tener siempre a mano, porque viene genial para esas citas en las que queremos impresionar a nuestros invitados.
No en vano, viene siendo uno de los platos principales en infinidad de banquetes importantes, desde que lo puso de moda Arthur Wellesley primer Duque de Wellington, conocido por derrotar a las tropas francesas de Napoleón en la batalla de Waterloo de 1815.
Sobre la procedencia de la receta existen diferentes versiones, unos dicen que se creó para regalársela al Duque por derrotar a las tropas francesas ,otros cuentan que sólo es la variación de un plato francés al que le dieron este nombre en Gran Bretaña con ánimo de incordiar. Sea como sea, lo que sí está claro es que el Duque de Wellington servía esta carne como plato principal cada vez que tenía invitados.
Ingredientes para 4 personas: 
- 2 Solomillos de cerdo.
- 200 gr de champiñones.
- 10 lonchas de bacon (finitas).
- 500 gr de masa de hojaldre.
- 60 gr de aceite de oliva suave (Cuatro cucharadas soperas).
- 1 Huevo.
- Un poco de sal y una pizca de pimienta.
Elaboración:
1- Empezamos con los champiñones, es muy importante lavarlos bien para asegurarnos que no tengan nada de tierra. Después los ponemos a escurrir y  una vez limpios y escurridos los cortamos en daditos pequeños.
Cuando terminemos de cortarlos ponemos una sartén con dos cucharadas de aceite a fuego fuerte; cuando empiece a humear, añadimos los champiñones con un poco de sal a  y los saltearmos durante dos minutos.
Una vez cocinados, los escurrimos y los dejamos enfriar.
2- Ahora vamos a hacer la carne, primero limpiamos los excesos de sebo de los solomillos y ponemos una sartén con dos cucharadas de aceite al fuego más fuerte que tengamos.
Mientras se calienta el aceite, ponemos sal y un poco de pimienta a la carne. Cuando nos aseguremos de que el aceite de la sartén está muy caliente ponemos los solomillos y los marcamos, dejándolos que se doren sólo unos 20 segundos por cada lado. Así conseguiremos se selle bien la carne pero sin cocinarse mucho y evitar que luego se nos quede seca con el tiempo de horno.
3- Dejamos que la carne se enfríe y mientras aprovechamos para estirar el hojaldre con ayuda de un rodillo. Este paso es muy importante hacerlo bien, porque si dejamos demasiado gordo el hojaldre vamos a necesitar más tiempo de horno (para que se cocine) y en este tiempo corremos el riesgo de que se nos pase la carne.

Para que nos sea más cómodo estirar el hojaldre conviene espolvorear un poco de harina sobre la mesa y sobre el rodillo.
Cortamos el hojaldre en planchas de un tamaño con el que nos aseguremos que podemos envolver el solomillo de sobra. Cortamos tantas planchas como solomillos vayamos a envolver y nos ponemos a estirarlas una a una hasta conseguir que tenga un grosor aproximado de 2,5 milímetros.
Una vez estirado el hojaldre lo pinchamos con ayuda de un tenedor cada dos o tres centímetros para evitar que nos suba y se nos deforme durante la cocción.
4- ¡Ya casi tenemos todo listo! Ahora vamos a rematarlo: Ponemos el horno a precalentar a 180º y mientras se calienta, envolvemos los solomillos primero con el bacon y luego con el hojaldre. (Se puede hacer de una vez pero lo hacemos en dos pasos para que nos resulte más sencillo).
Alineamos cinco lonchas de bacon sobre la mesa, extendemos el champiñón sobre éstas, colocamos encima la carne y envolvemos todo con las lonchas de bacon.
Colocamos cada solomillo envuelto en el bacon sobre su plancha de hojaldre y…
5- … Es el momento de enrollarlo y aunque parece un poco complicado es tan sencillo como envolver un regalo. Si tampoco se te da bien envolver regalos  no te asustes , tampoco tiene que quedar perfecto porque luego al asarlo y cortarlo se disimulan mucho los fallos si los hubiera.
Lo dicho, enrollamos los solomillos metiendo bien las puntas del hojaldre para asegurarnos de que nos quede envuelto por completo.
6- Una vez envueltos todos los solomillos los vamos colocando sobre una placa de horno y con ayuda de una brocha pintamos el hojaldre con el huevo batido para que nos salga del horno con un bonito dorado.
Metemos los solomillos en el horno durante 12 minutos (o hasta que estén dorados), lo cortamos en raciones y corriendo a servirlo, porque este plato está superior recién sacado del horno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada